Archivos Mensuales: septiembre 2011

4000 Cohetes


Un señor de 70 años se casa con una chica de 20.  En la noche de bodas, están en la cama y a él no le funciona.
Éste, preocupado, va al médico a preguntarle el porqué.

El médico no sabía cómo decirle que su época ya había pasado y le dice:

-Mire caballero, los hombres cuando nacemos tenemos 4000  cohetes y usted por lo que se ve ya los ha gastado todos.

El viejo resignado se va a casa y dándole vueltas al asunto, se pone a hacer cuentas:
-Con mi primera novia gasté 300 cohetes, con mi primera  esposa 1300 y con mi segunda esposa gasté 2000  ¿dónde carajo están los 400 cohetes que me faltan?

Por la mañana se presenta en la consulta del médico y le dice:

-Respecto de lo que me dijo ayer acerca de los cohetes, tengo que hablar con usted:  Mire yo con mi con mi primera novia gasté 300 cohetes,
con  mi primera esposa  1300 y con mi segunda esposa gasté 2000. ¡Todavía me faltan 400 por gastar!, El médico le responde:

-Señor, y los que le explotaron en la mano, ¿Ya los contó?…

Anuncios

Jaimito en el juzgado


A los 9 años Jaimito comparece ante el tribunal acusado de haber violado a una niña de 18 años. En plena audiencia, el Juez pregunta a la abogada:

–  ¿Qué puede decir a favor de su defendido, Doctora?

La abogada baja los pantalones a Jaimito. Le agarra el “pipí” y se lo muestra al Magistrado:
– Mire el tamañito que tiene, señor Juez ¿Cómo van a acusar a este niño de semejante delito? Mírelo! ¿Usted cree que con una cosita tan pequeña se pueda violar a una mujer?

Y Jaimito murmura a su abogada:

– “Doctora, no me lo siga sobando que perdemos el juicio”

Diálogo en el ancianato


Tres hombres conversan sobre los achaques de la edad y el más joven de ellos, sesentón ya, dice:
– No hay peor edad que los 60… Sientes en todo momento que tienes ganas de mear y la mayor parte del tiempo estás parado y… ¡no sale nada!
– ¡Ja! Eso no es nada… Cuando tengas 70 no vas a mover el vientre jamás.
Tomas laxantes, comes fibras, te sientas en el baño todo el día y… ¡nada!” -le sale al cruce su amigo de setenta-
– Perdón, pero la peor edad son los 80 -les replica el octogenario-
– ¿Tienes problemas para orinar, también? -pregunta el de sesenta-
– ¡No! Orino todas las mañanas a las 6 en punto. Meo sin problemas como un caballo en el campo. Sin historias…
– ¿Problemas con la evacuación del vientre?
– ¡No! Un relojito: todas las mañanas a las 6:30.
– Si orinas todos los días a las 6 y vas de cuerpo a las 6:30, ¿qué es lo terrible de los 80?
– ¡Que no me despierto hasta las 7!

A comer pan…


Un viejito visita al médico, quejándose de su impotencia.
– Doctor, ¿Qué puedo hacer para combatir la impotencia?
El doctor, al verlo muy acabado y para sacárselo pronto de encima, le dice:
– Mire, abuelo, si quiere tener buenas erecciones, coma mucho pan.
Así que el viejito entra en la primera panadería que encuentra
y pide 5 kilos de pan.
La vendedora extrañada le pregunta:
– ¡Qué bien, abuelo! ¿Familia numerosa?
– No, hijita, vivo solo.
– Entonces, ¿va a organizar alguna reunión?
– No, hijita, para nada.
– Perdone la curiosidad -insiste la vendedora
– pero, ¿para quién compra tanto pan?
– Pues es sólo para mí.
– Pero para usted solo, es mucho pan. ¡Se le va a poner duro!
– ¡¡¡Ah, picarona!!!  !!!Tú también lo sabías!!!

El gocho en el cajero


Un gocho se acerca a un Cajero Electrónico. Introduce la tarjeta y sale un mensajue ebn la panatalla:

“DIGITE SU CLAVE”

Y el gocho contesta:

– Por mi madre santa que no le dije la clave a nadie!!!!

La viejita y el vino


Por curioso


Mientras paseaba por el inmenso parque, un hombre vio a otro que estaba abrazado a un árbol, con una oreja ajustada fuertemente contra el tronco. Viendo esto, el hombre preguntó:

– Sólo por curiosidad, ¿qué estás haciendo?

– Estoy escuchando la música del árbol, respondió el otro.

– Vamos, vamos. Tienes que estar bromeando.

– Por supuesto que no. ¿Quieres escuchar?

No pudiendo más con su curiosidad, el paseante dice:

– Está bien…

Así que colocó sus brazos alrededor del tronco y acercó su oreja. Cuando hace esto, va el otro, le pone un par de esposas, le quita la billetera, sus anillos, su reloj, las llaves del coche, toda la ropa y se va corriendo.

Dos horas después, otro caminante pasó cerca, vio al hombre desnudo, esposado al árbol, y le preguntó:

– ¿Qué te ha pasado, hombre?.

El hombre le contó la terrible historia de cómo y porqué se encontraba allí.

Cuando terminó de contarle lo sucedido, el otro movió la cabeza en señal de comprensión, caminó hasta quedar detrás de él, comenzo pasandole la lengua por el cuello  mientras rapidamente  se bajaba la bragueta, lo besó suavemente en la oreja y le susurro al oido  …

– Me parece  que hoy no es tu día, campeón…

El leon, el viejo y la rubia


El propietario de un circo  ha colocado un anuncio solicitando un domador de leones.

Aparecieron dos personas: un hombre de buena apariencia, jubilado, llegando a 70 años y una espectacular rubia de 25 años.

El dueño del circo, habla con los dos candidatos y les dice:

– Me voy directo al grano. Mi león es muy fuerte y mato a mis dos últimos entrenadores.  O ustedes son realmente buenos, o no van a durar un minuto! Aquí está el equipo banco, látigo y pistola…  Quién quiere ser el primero?

La rubia dice: – Voy yo.

Hace caso omiso del equipo, del látigo y la pistola y rápidamente entra en la jaula.

El león ruge y empieza a correr hacia la rubia. A falta de un metro, la rubia se abre el vestido y se queda completamente desnuda, mostrando todo el esplendor de su cuerpo. El león se detiene de inmediato!  Se acuesta en la parte delantera de la rubia y le lame los pies!  Poco a poco, va hacia arriba y lame todo el cuerpo de la rubia durante un buen rato!

Al dueño del circo, se le cae la quijada al suelo y dice:

– Nunca he visto nada como esto en mi vida!

Se da vuelta hacia el anciano y le pregunta:

– Usted puede hacer lo mismo?

Y la respuesta del hombre fue:

– Por supuesto! Pero primero saque al león de la jaula…

Típica mujer venezolana


– Estas celosa?
– NO!
– Estas celosa?
– Que NO!
– Estás celosa?
– COÑO, TE HE DICHO QUE NO!
– Dame un besito…
– PIDESELO A LA PUTA ESA QUE TE SALUDÓ!

A %d blogueros les gusta esto: