Archivo de la categoría: Locos

Moto sin ruedas


moto sin cauchoEn  el manicomio estaban 2 locos planeando su fuga; ya al anochecer uno le habla al otro y le dice que ya está todo listo y que tiene el móvil para escapar más rápido. El otro loco mira a su costado, ve una moto y le pregunta:
– ¿Para qué queremos una moto sin ruedas?
Y el otro le responde:
– No sea tonto, es para no dejar huellas.

Anuncios

Locos escapando


Dos locos planean la fuga del manicomio, uno le dice al otro:
– Si la pared es baja la saltamos, si es alta cavamos un hoyo, ¿Entendido?
– Sí, puedes ir primero.
Pasadas tres horas regresa el loco y dice:
– No podemos escapar.
– ¿Por qué?
– ¡Porque no hay pared!

El enviado de Dios


En el manicomio, un loco gritaba:

– ¡Yo soy el enviado de Dios!

Se le acerca otro loco y le dice:

– No, ¡Yo soy el enviado de Dios!

Y así, los dos locos discuten. Entonces, se acerca un tercer loco, y les pregunta:

– ¿Qué pasa aquí?

Y el primer loco dice:

– ¡Yo soy el enviado de Dios!

Y el segundo dice:

– No, ¡Yo soy el enviado de Dios!

Entonces, el tercer loco dice:

– Un momentito, ¡Yo no he enviado a nadie!

La moto


Un loco con complejo de moto se pasaba haciendo run! ruun! ruuun! ruuuuunnn!!

Otro loco le dice:

Podrías dejar de hacer asi?

El loco dice:

– Que? Te molesta la bulla?

– No marico el humo!

El loco y la acera


Un loco pregunta:
– Disculpe,donde queda la acera del frente?

Y le dicen:
– Allá ,del otro lado de la calle

Y el loco dice
– Que molleja la gente si es coño e’ madre, yo estaba allá y me dijeron que aquí

Locos en el avión


Estaban 3 locos en un avión con tremendo alboroto, y de repente el piloto le dice al copiloto:

– Vaya a ver que les pasa a esos tipos.

Y el copiloto se dirige a los locos, y vuelve a la cabina de pilotaje. El piloto le pregunta:

– ¿Qué hiciste para que se quedaran quietos?

– Nos pusimos a jugar a la escuelita y les mande tareas.

Cinco minutos después, se vuelven a alborotar y el piloto le dice al copiloto:

– Vaya a ver qué les pasa a esos tipos esta vez.

El copiloto se va y regresa y el piloto le pregunta:

– ¿Qué hiciste?

– Revisé sus tareas y como las hicieron bien, les abrí la puerta y se fueron al recreo.

La puerta del Manicomio


Un manicomio lleno de locos decidió sacar unos cuantos del lugar porque estaba muy lleno, y para eso les hicieron una prueba a los locos, dibujaron una puerta en la pared, y el que se diera cuenta que la puerta no era de verdad lo iban a sacar, el primer loco pasó y trató de abrir la puerta y en eso otro loco no paraba de reírse, la sospechas del encargado fue que él ya no estaba loco, y otro loco trató de abrir la puerta, mientras tanto el otro loco todavía seguía riéndose, en eso le llama la atención el encargado al loco y le pregunta:

– ¿Y tú? ¿Por qué te ríes?

El loco contesta:

– ¡Es que aquí, traigo las llaves!

El loco y el Ketchup


Un loco en el manicomio se echa Ketchup en el oído, y un médico le prgeunta:

– ¿Qué tiene? ¿Está herido?

Y el loco le responde:

– No! Es que estoy escuchando salsa!

En el Manicomio


Una  loca se divertía corriendo en su silla de ruedas a lo largo y ancho del pasillo de un manicomio, imitando ruidos de coches de carrera. De repente sale un loco de una habitación, la detiene y le dice:

– Disculpe señorita, pero excedía usted el límite de velocidad permitido en esta avenida. ¿Puedo ver su licencia?

La loca se pone a buscar en su bata y saca un boleto viejo del metro.   El loco verifica el documento, se lo devuelve y la deja seguir..

La loca prende su veloz auto y arranca de nuevo a toda velocidad y,  al pasar otra vez ante la habitación del loco,  éste surge de nuevo. Vuelve a detenerla y dice:

– Disculpe señorita, pero he visto como pasaba la doble línea continua.    Le importaría mostrarme su tarjeta de circulación?

La loca revuelve otra vez en sus bolsillos y le entrega una envoltura de chicles.   El loco comprueba que los papeles están en regla, vuelve a amonestarla y deja que se vaya otra vez.

La loca se lanza de nuevo a toda velocidad por los pasillos… Y, al volver a pasar por el mismo sitio, el mismo  loco sale por tercera vez de su habitación, pero ahora totalmente desnudo  y con el pene completamente erecto!!.

La loca lo ve y exclama:
– Ay, no jodas… ! Otra vez la prueba del alcoholímetro!!!!!

La Prueba de la Bañera


Durante una visita a un Instituto Psiquiátrico, uno de los visitantes le preguntó al Director, qué criterio se usaba para definir si un paciente debería o no ser Internado.

– “Bueno”, dijo el Director, “hacemos la prueba siguiente: llenamos completamente una bañera, luego al paciente le ofrecemos una cucharita, una taza y un balde y le pedimos que vacíe la bañera. En función de cómo vacíe la bañera, sabemos si hay que internarlo o no”.

– Ah, entiendo- dijo la visita. – Una persona normal usaría el balde porque es más grande que la cucharita y la taza.

-No -dijo el Director-, una persona normal sacaría el tapón. Usted ¿qué prefiere: una habitación con o sin vistas?

En el Psiquiátrico


Un sádico, un masoquista, un asesino, un necrófilo, un zoófilo y un piromaníaco están sentados en el jardín de un hospital psiquiátrico. Sin saber como ocupar su tiempo, y aburrido, el zoófilo dice:

– Y si nos culeamos un gato?

Entonces el sádico dice:

– Eso, vamos a cojernos a un gato y después lo torturamos…!

Dice el asesino:

– Vamos a cojernos a un gato, torturarlo y después matarlo!

Dice el necrófilo:

– Vamos a cojernos un gato, torturarlo, matarlo y después lo cojemos otravez!

Dice el piromaníaco:

– ¡Vamos a cojernos a un gato, torturarlo, matarlo, volver a cojerlo otra vez y prenderlo fuego!

Se hace un repentino silencio, y todos miran al masoquista y le preguntan:

– Y, no dices nada?

Y el masoquista dice:

– ¡¡¡Miauuu…!!!

Otro de locos


psiquiatrico2.jpg

 Está un inspector en un manicomio de revisión, y se encuentra a un loco encima de un colchón y le dice:

– Oye tú, ¿qué es eso?

A lo que el loco responde:

– Mi coche.

Y el inspector dice:

– Vale, este está muy mal.

Sigue caminando cuando se encuentra a otro loco, pero este está con una almohada, y le hace la misma pregunta:

– ¿Qué es eso?

A lo que el loco responde:

– Mi novia.

El inspector dice:

– Vale, este está peor.

Cuando se encuentra a un tercer loco que llevaba un ladrillo atado a una cuerda, le repite la pregunta. Pero este responde:

– Pues una cuerda y un ladrillo o es que no lo ves.

El inspector se queda pensativo y dice:

– Este está bastante bien.

Total, que cuando se da la vuelta, el loco le dice al ladrillo:

– Muy bien Lassie, no nos han descubierto.

La heroina loca


psiquiatrico1.jpg

Roberto y Alicia son ambos pacientes en un hospital mental. Un día mientras caminaban cerca de la piscina del hospital, Roberto inesperadamente saltó a la piscina y cayó hasta el fondo, donde permaneció sin moverse. Alicia rápidamente entro para salvarlo, nadó hasta el fondo y lo sacó.

Cuando el director del hospital se enteró del acto heroico de Alicia, ordenó que se le diera de alta del hospital, pues consideraba que ella ahora estaba mentalmente estable.

El director le dijo a Alicia — “Alicia, te tengo dos noticias… una buena y una mala. La buena es que ya te dimos de alta, al meterte a la piscina y haber salvado la vida de otro paciente has demostrado que eres capaz de responder razonablemente ante un crisis, por esto llegué a la conclusión de que ya estás mentalmente sana y puedes abandonar el hospital.”

– “La mala noticia es que, Roberto, el paciente a quien le salvaste la vida, se colgó en el baño con el cinturón de su bata… momentos después de que le salvaste la vida. Alicia, lo siento mucho, Roberto está muerto.

Alicia muy sorprendida le contesta al director — “No se colgó el, lo colgué yo para que se secara.”

A %d blogueros les gusta esto: