Archivo de la categoría: Oficina

Decisiones Gerenciales


Un gerente muy importante de una dependencia gubernamental tuvo
una crisis cardiaca por culpa del estrés de su trabajo. Obtuvo un permiso y fue enviado al campo para recuperar fuerzas y relajarse un poco.
 
Después de pasar dos días sin hacer nada, el hombre estaba ya harto de la vida bucólica y se aburría soberanamente. Así que decidió hablar con el granjero que le hospedaba y solicitarle alguna tarea sencilla para ocupar el tiempo y, a la vez, hacer algo de ejercicio.

Al día siguiente se levantó temprano, antes de que saliera el sol. El granjero, conocedor de la idiosincrasia de la gente de ciudad, resolvió asignarle tareas simples en las que no pudiera causar daño alguno a nada ni a él mismo.
 
– “La tarea es muy sencilla”, le dijo el granjero dándole una pala. “Sólo tiene usted que recoger el estiércol que hay en el chiquero -o sea, en el corral de los cerdos- y repartirlo por el sembrado como abono. Cuando termine, venga a verme”

El granjero era propietario de más de doscientos cerdos, y el estiércol de éstos se acumulaba hasta la altura de la rodilla. Así que el hombre estimó que la faena le llevaría al gerente de 2 a 3 días.

Cual fue su sorpresa cuando al cabo de tres horas apareció el gerente, lleno de estiércol hasta las orejas, sonriente y con cara de satisfecho, diciendo:

– “Ya terminé”.

Viendo que, en efecto, la tarea estaba terminada y, además, con eficiencia, el granjero decidió asignarle otra.

– “Bien. Hay que sacrificar unos pollos que mañana vienen a recoger de la carnicería. Basta con cortarles la cabeza”, dijo, dándole un enorme
cuchillo. “Es un poco más complicado, pero seguro que usted podrá hacerlo”.

Había más de 1.500 pollos para sacrificar, y el granjero supuso que el gerente no terminaría hasta bien entrada la noche. Pero apenas habían pasado un par de horas cuando el gerente se presentó ante él, con toda la ropa y la cara manchadas de sangre, el cuchillo mellado y, sonriente como un niño en día de los Reyes, exclamó con aire de triunfo:

– “¡Ya terminé!”.

El granjero no salía de su asombro; aquello era simplemente ¡increíble!. Él mismo, acostumbrado a la dura vida rural, no lo habría hecho mejor: los 1.500 pollos estaban amontonados en un lado, y las 1.500 cabezas al otro lado.

El granjero se frotó su barbilla pensativo, a la mañana siguiente, después del desayuno llevó al gerente junto a un gran montón de papas y le dijo:

– “Muy bien. Ahora hay que separar las papas. Las que usted considere grandes, las pone a su derecha, y las que considere pequeñas, a su izquierda”

Pensó el granjero que en menos de una hora vería otra vez al gerente pidiéndole más trabajo, pero no fue así. Pasó la hora del almuerzo, la hora de la cena, se hizo noche cerrada, y el gerente no apareció. Creyendo que algo le habría sucedido, el asustado granjero fue donde lo había dejado y se lo encontró sentado delante del mismo montón de papas, sin que hubiera separado ninguna.

– “¿Le pasa algo?”, le preguntó extrañado.

El gerente se volvió con una papa en la mano y le contestó:

– “Mire, repartir mierda y cortar cabezas es algo a lo que estoy muy acostumbrado porque lo hago todos los días. Pero, ¡esto de tomar decisiones!…..”

Anuncios

Por no saber


Una empresa entendió que había llegado el momento de cambiar el estilo de gestión y contrató un nuevo gerente general. El nuevo gerente vino con la determinación de hacer cambios y volver a la empresa más productiva.El primer día, acompañado por sus principales colaboradores, hizo una inspección en la empresa.

En la planta todos estaban trabajando, pero un muchacho estaba recostado contra la pared con las manos en los bolsillos. Viendo una buena oportunidad para dejar bien clara su filosofía de trabajo, el nuevo gerente le preguntó al joven:

-¿Cuánto gana usted por mes?

– Trescientos pesos, señor, ¿por qué? – respondió el muchacho sin saber de qué se trataba.

El gerente sacó $300 del bolsillo y se los entregó al joven, diciendo:

– Aquí está el sueldo de este mes. Ahora desaparezca y ¡no vuelva nunca más!

– El joven guardó el dinero y se fue, de acuerdo a las órdenes recibidas.

El gerente entonces, orgulloso, pregunta a un grupo de operarios:

– ¿Alguno de ustedes puede decirme qué hacía ese joven?

– Si, señor – respondieron atónitos los operarios – Vino a entregar una pizza…

Aumento de Sueldo


– Jefe, necesito hablar con usted.

– Pasa vale… ¿Qué te ocurre?

– Usted sabe que llevo más de 6 años en su empresa y nunca he tenido un aumento de sueldo, yo creo que es hora que me aumente los 600 $ mensuales que gano desde que me contrató.

– Ok… Y dime, ¿Cuánto quieres ganar?

– Bueno Jefe, hice algunos cálculos y considerando el tiempo transcurrido y el trabajo técnico que desarrollo creo que me correspondería ganar aproximadamente 2.500 $ mensuales.

– Mira, te propongo lo siguiente… te voy a pagar 5.000 $ mensuales, te asigno un vehículo a tu cargo, vacaciones pagadas al lugar que tú elijas y te asignaré una secretaria para que te ayude en tus labores diarias, ¿Qué dices?

– ¿Jefe usted está jodiendo, verdad?

– ¡Coño Sí, pero tú empezaste!

El empleado eficiente


fotocopiadora-2.jpg

El Gerente está con un paquete de hojas frente a la trituradora de papeles. Se le ve desconcertado, mira por un lado, mira por el otro. En eso pasa un empleado y muy amablemente le dice:

– ¿Puedo ayudarle?

El Gerente, agradecido, contesta:

– Muy amable, parece ser que me supera la tecnología.

El empleado, muy diligente, toma el paquete de papeles, los coloca en una ranura, y se oye el sonido de los papeles cuando se hacen trizas. El empleado le dice al Gerente:

– ¿Ve que fácil?

Y el Gerente pregunta:

– ¿Y por dónde salen las copias?

A %d blogueros les gusta esto: