Archivo de la categoría: Religiosos

Diferencia entre Original y Copia


monasterioUn joven  novicio llega al monasterio…   La  tarea que se le asigna es la de ayudar  a los otros monjes a  transcribir los antiguos cánones y reglas de la  Iglesia.

Se sorprende de que  esos monjes efectúen su labor a partir de copias y no  de los  manuscritos originales.  Va a ver al padre  abad,  le explica que si  alguien hubiese  cometido  un pequeño error en la  primera copia,  ese error se propagaría  a todas las copias posteriores y de generación en  generación.

El  padre abad le responde:
– Hace siglos que  procedemos así,  y copiamos a partir de  la copia precedente,  pero tu puntualización  es buena, hijo.

A la  mañana siguiente,  el padre abad desciende  a las profundidades del sótano del  monasterio;  a una caverna donde están  preciosamente conservados  los manuscritos y  pergaminos originales.  Donde hace siglos que  nadie ha puesto los pies  ni abierto los cofres  que los contienen.

Se  pasa allí la mañana entera,  después la  tarde,  después la  noche,  sin dar señales de  vida.   Las  horas pasan y la preocupación crece  hasta el  punto en que el joven novicio  se decide a ir a ver  qué es lo que pasa.

Baja y  encuentra al padre abad completamente ido,  las  vestiduras desgarradas,  la frente  ensangrentada,  golpeándose sin parar  la cabeza  contra los venerables  muros.

El joven monje se  precipita sobre él y le pregunta:
-Padre abad, ¿qué le  sucede?

–  ¡AAAAAAAAAAAHHHHHH! … !!!  !!!!CARIDAD!!!!…¡¡¡¡CARIDAD!!!!…  ¡¡¡Eran  votos de “CARIDAD”lo que teníamos que  hacer…    no de “CASTIDAD”!!!

En el confesionario


Va un señor al confesionario y justo el cura estaba comiendo. Entonces, el señor le dice:
– He pecado.
Y el cura le responde:
– No.  E’ pollo.

 

El enviado de Dios


En el manicomio, un loco gritaba:

– ¡Yo soy el enviado de Dios!

Se le acerca otro loco y le dice:

– No, ¡Yo soy el enviado de Dios!

Y así, los dos locos discuten. Entonces, se acerca un tercer loco, y les pregunta:

– ¿Qué pasa aquí?

Y el primer loco dice:

– ¡Yo soy el enviado de Dios!

Y el segundo dice:

– No, ¡Yo soy el enviado de Dios!

Entonces, el tercer loco dice:

– Un momentito, ¡Yo no he enviado a nadie!

Luego del sermón


DESPUES DE LA MISA……!!! EL ESPOSO REGRESA A LA CASA, ENTRA CORRIENDO Y SE DIRIGE A LA ESPOSA. CON UNA GRAN SONRISA LA ABRAZA, LA LEVANTA TIERNAMENTE EN SUS BRAZOS Y DANZA CON ELLA EN EL AIRE ALREDEDOR DE TODOS LOS MUEBLES DE LA CASA.

– !!!!PERO QUE ES LO QUE TE DIJO EL CURA EN EL SERMON?????, LE PREGUNTA ELLA AL ESPOSO … ACASO DIJO QUE LOS ESPOSOS TENIAN QUE SER MAS CARIÑOSOS CON SUS ESPOSAS?????

– “NOOOOOOOO – CONTESTA EL ESPOSO…
– EL CURA LO QUE DIJO ES QUE TENIAMOS QUE CARGAR NUESTRA CRUZ CON ALEGRIA Y JUBILO ..

San Pedro y el Angel


San Pedro llama a un ángel y le dice:

– Esta mañana tengo que ir a hacer un par de trámites a una nube, así que te dejo cuidando las puertas del Cielo.

El ángel, aterrado, le dice que no tiene idea de a quién tiene que dejar pasar o no, pero San Pedro lo tranquiliza:

– Mira, por hoy vamos a simplificar. Aquí tienes una Biblia y un fajo de billetes de cien euros. Dale a elegir a los que lleguen: si cogen la Biblia les dejas pasar, y si cogen un billete los mandas al Infierno. Aquí tienes mi número de móvil por si hay algún problema.

San Pedro se va, y pasa la mañana en sus cosas, hasta que suena el teléfono. Es el ángel:

– Mire, San Pedro, hasta ahora todo iba bien, pero acaba de llegar un tío que cuando le di a elegir me dijo: “¿Puedo ver un poco?” Se puso a hojear la Biblia, y cada tanto decía: “¡Hum, qué interesante!”, y cogía un billete de cien y marcaba la página; y así hasta quedarse con la Biblia y todos los billetes. ¿Qué tengo que hacer?

Déjalo pasar, hijo, que ése es del Opus.

Adán en el Paraíso


Adán está en el Edén con Dios y le pregunta:
¿Por qué hiciste a la mujer tan hermosa?
Y Dios contesta:
Para que te enamores de ella.
Y pregunta de nuevo:
Pero, ¿Por qué la hiciste tan tonta?
Y Dios responde:
Para que se enamore de vos.

Embarazo sorpresa


Una solterona se entera que una amiga había quedado  embarazada sólo con haber ido a rezar a la iglesia del pueblo.

Unos días después decide ir a esa iglesia con el deseo de quedar encinta al igual que su amiga.
– Buenos días padre.
– Buenos días hija, ¿En qué puedo ayudarte?
– Fíjese padre que me enteré que una amiga vino aquí y quedó embarazada con solo rezar… Y quiero saber si fue rezando un Ave  María…
– No hija, no fue así.
– Fue con un Padre Nuestro, pero ya lo corrimos de aquí!!!.

Chiste bíblico



Un adolescente recién había pasado su examen de manejo y preguntó a su padre que cuando podrían hablar el asunto, de cuando él podría empezar a utilizar el carro.

El padre le propuso que hicieran un trato:  “tu mejoras las calificaciones y subes tu promedio, estudias la Biblia un poco y te cortas el pelo. Entonces hablaremos sobre prestarte el carro”

Como seis semanas después le dijo el padre “hijo, mejoraste tus calificaciones y he visto que has estado estudiando la Biblia, pero me decepciona ver que no te has cortado el cabello”

El muchacho contestó: “sabes papá, he estado viendo, en mis estudios de la Biblia, que Sansón usaba el pelo largo, Juan el Bautista usaba el cabello largo, Moisés también lo llevaba largo y hasta existen evidencias de que Jesús llevaba el pelo largo”

……….a lo que el padre contestó,…….. “¿¿…..  te fijaste que todos ellos iban a todas partes a pie…..??”

Conversación entre un hombre y Dios


Hombre: ¿Dios?
Dios:     ¿ Si?

Hombre ¿Puedo preguntarte algo?
Dios:       Por supuesto!

Hombre: Que es para ti un millón de años?
Dios:       Un segundo

Hombre: Y un millón de euros?
Dios:       Un céntimo

Hombre: Dios …. podrías darme un céntimo?
Dios:       Espera un segundo

La Bicicleta del Cura del pueblo


En la misa dominical al momento de la prédica, un cura de pueblo muy enojado, se apoya en el púlpito y dice con tono muy grave:

– ‘El sermón de hoy lo voy a dedicar a ustedes, ladrones, porque ayer sábado me robaron la bicicleta. Cosas como éstas no pueden suceder en este pueblo, y menos en esta comunidad, en la que todos nos conocemos desde pequeños y donde Dios ha sembrado su semilla de dicha y felicidad. Pero eso no quita, ni minimiza, lo que han hecho el día de ayer:  ¡¡SE ROBARON MI BICICLETA…!!.

‘El primer mandamiento dice: ‘Amarás a Dios, sobre todas las cosas’, pero ustedes no aman a Dios, porque el que roba NO ama a Dios, ladrones de mierda!

‘El segundo mandamiento dice: ‘No usarás el nombre de Dios en vano’, pero el que roba reniega de Dios, pues sin mi bicicleta ahora tengo que caminar bastante y joderme para llegar a la otra comunidad y poder predicar su Palabra, me jodieron, desgraciados.

‘El tercer mandamiento dice: ‘Santificarás el Domingo como día del Señor’, pero ustedes no santifican nada porque son unos ladrones, sacrílegos de mierda, que se han robado mi bicicleta sin ninguna consideración.

‘El cuarto mandamiento dice: ‘Honrarás a tu padre y a tu madre’, pero ustedes parece que no tuvieran ni uno ni la otra, pues si no, les hubieran enseñado a no robar, malparidos.

‘El quinto mandamiento dice: ‘No Matarás’, pero ustedes han matado la ilusión que tenía con mi bicicleta nueva, de manera que ahora mismo me van
diciendo quién fue el pedazo de hijueputa que me robó mi bicicleta.

‘El sexto mandamiento dice: ‘No Fornicarás’……

En eso, el cura se queda pensativo unos segundos y dice sorprendido:

‘¡Mierda!… Ya me acordé dónde dejé la bicicleta. !!!!

Chequeo Médico Normal


Un gallego de unos 45 años va a Madrid y decide hacerse un chequeo general.

La conversación entre el médico y el paciente es como sigue:

MÉDICO: ¿Qué tal come?

GALLEGO: Normal

MÉDICO: ¿Qué es para usted normal?

GALLEGO: Como tres veces al día, alimentos equilibrados y sin muchas grasas

MÉDICO: Muy bien ¿Y de ejercicio físico?

GALLEGO: Normal

MÉDICO: ¿Qué es para usted normal?

GALLEGO: dos ó tres veces por semana practico algún deporte o ando en bicicleta.

MÉDICO: Muy bien ¿Y de sexo?

GALLEGO: Normal.

MÉDICO: ¿Qué es para usted normal?

GALLEGO: Una ó dos veces al mes

MÉDICO: ¿Está loco? Eso no es normal. Lo normal a su edad sería una o dos veces por semana.

GALLEGO: Eso para usted que es médico en Madrid, pero no para mí que soy cura en Galicia.

La monjita y la rubia


ferrari-californiaYa iba anocheciendo y una monja estaba caminando por la calle. De repente una rubia se ofrece a llevarla en su coche. Muy agradecida la monja aceptó y se subió al automóvil, un reluciente FERRARI rojo con asientos de cuero, equipo de  sonido ALPINE y como 100 cosas extras más.

– Que bello auto tiene usted – comentó la monja – debe  haber trabajado mucho para poder comprarlo verdad?
– No, no fué así hermana, en verdad este me lo regaló un empresario que se acostó conmigo durante algunos meses.
La monja no dijo nada, mirando hacia el asiento de atrás vio un bellísimo abrigo de visón y Le pregunta nuevamente a la rubia:
– Su abrigo es muy bonito, Le debe haber costado una fortuna.
– En verdad no me costó nada, me lo regaló un jugador de fútbol por haber pasado con él un par de noches.
La monja tampoco dijo nada y ya no habló más durante todo el viaje.

Llegó al convento se fue a su cuarto y se acostó. De pronto alguien toca la puerta…….
– Quien es?. Preguntó la monja.
– Shhhhhhh, Soy yo, el Padre Martín.
– Sabe qué Padre…, se puede ir a la mismísima mierda con sus chocolatitos!!!

Creación del Hombre


adan-y-eva-4Una pequeña pregunta a su madre,

‘¿Cómo se creó la raza humana?’

La madre le contesta, ‘Dios creó a Adán y Eva y ellos tuvieron hijos y así se formó la raza humana’.

Dos días después la niña le hace a su padre la misma pregunta.

El padre contesta,

‘Hace muchos años existieron monos y fueron evolucionando hasta los seres humanos que ves hoy’

La pequeña toda confundida regresa con su madre y le dice,

‘Mamá ¿como es posible que tu digas que la raza humana fue creada por Dios y mi papá diga que evolucionó del mono?’

La madre contesta, ‘Mira querida, es muy simple. Yo te hablé de mi familia y tu padre te habló de la suya’.

Confesión


sacerdoteEl condenado a muerte espera la hora de la ejecución, cuando llega el padre:

– Hijo, traigo la palabra de Dios para ti.

– Pierde el tiempo padre. Dentro de poco voy a hablar con el personalmente. Algún encargo?

Burro muerto


Un burro muere frente a una iglesia, como una semana después el cuerpo seguía allí, el padre se decidió llamar al prefecto.

– Señor Prefecto, tengo un burro muerto hace una semana frente a la iglesia!

El prefecto, gran adversario político del padre contesta:

– Pero padre, no es el señor quien tiene la obligación de cuidar de los muertos?

– Así es! Pero también es mi obligación avisar a los parientes!

En la misa


La importancia de ser puntual


puntualidadAl Padre Remigio le estaban haciendo su cena de despedida por 25 años de trabajo en la Parroquia del pueblo.

Un prestigioso político miembro de la comunidad fue invitado para dar un breve discurso.

Como el político tardó en llegar, el sacerdote decidió dar unas palabras él mismo para llenar el tiempo:

– “Mi primera impresión de la Parroquia la tuve con la primera confesión que me tocó escuchar. Pensé que me había enviado el Obispo a un lugar terrible, ya que la primera persona que se confesó me dijo que se había robado un televisor, que les había robado dinero a sus papás, había robado también en la empresa donde trabajaba, además de tener aventuras sexuales con la esposa de su jefe…

…también en ocasiones se dedicaba al tráfico y a la venta de drogas. Y para finalizar, confesó que le había trasmitido una enfermedad venérea a su propia hermana. Me quedé asombrado, asustadísimo…

…pero cuando transcurrió un tiempo, fui conociendo más gente y vi que no eran todos así.   Descubrí una parroquia llena de gente responsable, con valores, comprometida con su fe. Y así he vivido los 25 años más maravillosos de mi sacerdocio”.

Justamente en este momento llegó el político, por lo que se le dio la palabra. Por supuesto, pidió disculpas por llegar tarde y empezó a hablar diciendo:

“Nunca voy a olvidar el primer día que llegó el Padre a nuestra parroquia… De hecho, tuve el honor de ser el primero que se confesó con él…”.

Moraleja: ¡Nunca llegues tarde!

El Padre y su Computadora


comp219_demoEn cierta iglesia el cura decidió modernizarse y compro una computadora la cual puso en el confesionario.

El cura le metió una gran cantidad de datos y llegó el día en que debía de estrenarla y la primera en llegar al confesionario fue una mujer. El sacerdote le dice:

– ¡Hija mía dime tus pecados! y la mujer responde:

– Me acuso de haber dormido con mi novio.

El sacerdote todo lo escribía, pero al final salió un mensaje que decía: “No computa”. Luego lo volvió a intentar y lo mismo, y le dice a la mujer:

– “Hija creo que la máquina no quiere hablar contigo”.

Pánico en el convento!!!


Una monja va al médico y le dice:

Doctor, tengo unos ataques de hipo que no me dejan vivir.

El médico la tranquiliza. Tenga calma hermana, vamos a ver que es eso. Despues de examinarla le dice:

– Hermana María, usted está embarazada

La hermana se levanta pálida y sale corriendo del consultorio llena de pánico.

Una hora después el médico recibe una llamada de la superiora del convento.

– Doctor, es verdad lo que dice la hermana María?

– Madre superiora, como ella tenia un fuerte estado de hipo le dije que estaba embarazada, Espero que con el susto se le haya quitado ya.

– Si, a la hermana María se le quitó el hipo pero el padre Mateo se tiró desde lo mas alto del campanario…

Abraham en el desierto


Abraham en el desiertoAbraham llevó a su hijo al desierto… Lo ató a un árbol y comenzó a hacer una fogata debajo de sus pies. De las alturas una voz retumbó:

– Abraham, Abraham que haces?

– Señor, estoy sacrificando a mi hijo, conforme a tu voluntad!!!!

– No Abraham, yo solo quería medir tu fe!!

– Pero Señor… !!!!

– Suelta al niño !!!!!

Abraham soltó a su hijo que salió corriendo… Mientras el niño corría Abraham gritaba:

– Vuelve, hijo. Vuelve, el Señor te liberó!!!!

El niño paró bien lejos, y gritó:

– Liberó un carajo!!! Si yo no fuera ventrílocuo me estaría quemando!

El Parroco


Un buen día, el párroco de un pueblo se encontró indispuesto con unos fortísimos dolores abdominales. Dado el grave estado en el que se encontraba, le trasladaron a la residencia, donde fue intervenido con urgencia.

Mientras el cura se encontraba dormido por los efectos de la anestesia, en la habitación de al lado una joven madre soltera daba a luz un precioso retoño. Desgraciadamente, la joven madre murió y el equipo medico se planteo qué hacer con el niño.

Uno de los médicos, tras mucho cavilar, dijo:

– ‘Mirad, vamos a adjudicárselo al cura, al fin y al cabo, el hombre le dará una buena educación’.

Dicho y hecho, al despertar el párroco se encontró con el bebe en su regazo, asustado preguntó:

– ‘¿Pero esto que es?’.

El medico se acercó y le dijo:

– ‘Mire, este es el origen de sus dolores de barriga…’.

– ‘Pero, si esto es imposible’ dijo el cura.

El médico le respondió:

– ‘No, hombre, con lo que han evolucionado los tiempos, ahora los hombres se pueden quedar embarazados…’.

El cura se quedo pensativo decidiendo que hacer con el niño. Y pensó:

– ‘Bueno, cuando vuelva al pueblo, diré que es hijo de una hermana mía que ha fallecido y yo me haré cargo de educarlo’.

El párroco volvió así al pueblo y contó su historia. No sin algún recelo, los habitantes del pueblo se acostumbraron a ver a partir de aquel día al nuevo vecino que fue bautizado con el nombre de Juan.

Pasaron los años y el cura se hizo muy mayor. Cuando Juan contaba 25 años, el cura enfermo y, en su lecho de muerte, dijo:

– ‘¡Que venga Juan! !Que venga Juan!’.

El joven corrió al lado del cura:

– ‘¿Que quiere tío?’,

El cura, haciendo acopio de valor le dijo:

– ‘Mira Juan, tengo un gran secreto que contarte, y antes de morir debo decírtelo…’.

Juan interrumpió al párroco y le dijo:

– ‘Tranquilo tío, no hace falta, desde hace años ya me he imaginado que en realidad es usted mi padre’.

Y armándose de valor el cura le dice:

– ‘¡NO!… Yo soy tu madre…., ¡Tu padre es el Arzobispo de Cuenca!.

Productividad


Había una vez, en un pueblo, dos hombres que se llamaban Joaquín González.Uno era sacerdote y el otro era taxista.

Quiere el destino que los dos mueran el mismo día.

Llegan al cielo, donde les espera Dios:

-¿Tu nombre? – le pregunta al primero.

-Joaquín González.

– ¿El sacerdote?.

– No, no, el taxista.

Dios consulta su planilla y dice:

– Bueno, te has ganado el Paraíso. Te corresponden esta túnica con hilos de oro y esta vara de platino con incrustaciones de rubíes. Puedes pasar….

– Gracias, gracias …. dice el taxista.

Pasan dos o tres personas más, hasta que le toca el turno al otro Joaquín González.

– ¿Tu nombre?

-Joaquín González.

– ¿El sacerdote?.

– Sí.

– Muy bien, hijo mío. Te has ganado el Paraíso. Te corresponden esta bata de lino y esta vara de roble con incrustaciones de granito.

El sacerdote dice:

– Perdón. No es por desmerecer, pero… debe haber un error. ¡Yo soy Joaquín González, el sacerdote!.

– Sí, hijo mío, te has ganado el Paraíso. Te corresponden la bata de lino…

– ¡No, no puede ser!. Yo conozco al otro Joaquín González, era un taxista, vivía en mi pueblo, ¡era un desastre como taxista!. Se subía a las aceras, chocaba todos los días, una vez se estrelló contra una casa, conducía muy mal, tiraba las farolas, se lo llevaba todo por delante… Y yo me pasé setenta y cinco años de mi vida predicando todos los domingos en la parroquia. ¿Cómo puede ser que a él le den la túnica con hilos de oro y la vara de platino y a mí esto?. ¡Debe haber un error!.

– No, hijo mío, no es ningún error -dice Dios-. Lo que ocurre es que aquí, en el cielo, nos hemos acostumbrado a hacer evaluaciones como las que hacéis vosotros en la vida terrenal.

– ¿Cómo?….. No entiendo.

– Sí, …. ahora trabajamos por objetivos y resultados… Mira, te voy a explicar tu caso y lo entenderás enseguida: Durante los últimos 25 años,cada vez que tú predicabas, la gente se dormía; pero cada vez que el conducía, la gente rezaba. Y……………. ¡LOS OBJETIVOS SON LOS OBJETIVOS!

La confesión



Un tipo llega a la iglesia y de inmediato va a confesarse:

– Padre, necesito que me ayude, porque he pecado.

– ¿Qué pecado has cometido hijo?

– Ayer en la playa, le toqué las tetas a mi novia.

– Y dime hijo, ¿se las tocaste por encima del traje de baño o por debajo?

– Por encima, Padre.

– ¡¡Qué huevón que eres!! ¡Si el pecado es el mismo…!

En el Confesionario


– Padre, perdóneme porque he pecado.
– Dime, hija, ¿cuáles son tus pecados?

– Padre, el demonio de la tentación se apoderó de mí, pobre pecadora.

– ¿Cómo es éso, hija?

– Es que cuando hablo con un hombre tengo sensaciones en el cuerpo que no sé como describirlas…

– Hija, por favor, que también soy un hombre…
– Sí, padre, por eso vine a confesarme con usted.
– Bueno hija, ¿y cómo son esas sensaciones?

– No sé cómo explicarlas, por ejemplo, ahora mi cuerpo se rebela a estar de rodillas y necesito ponerme más cómoda.

– ¿En serio?
– Sí, quiero relajarme y quedarme tendida…
– Hija, ¿tendida cómo?
– De espaldas al piso, hasta que se me pase la tensión…
– Y qué más?
– Es como que tengo un sufrimiento que no le encuentro acomodo.
– ¿Y qué más?
– Como que espero un poco de calor que me alivie…
– ¿Calor?
– Calor, padre, calor humano, que lleve alivio a mi padecer…
– ¿Y qué tan frecuente es esa tentación?

– Permanente, padre, por ejemplo, ahora me imagino que sus manos sobre mi piel me darían mucho alivio…

– ¡Hija!

– Sí, padre, perdóneme, pero me urge que alguien fuerte me estruje entre sus brazos y me dé el alivio que necesito…

– ¿Por ejemplo yo?
– Por ejemplo, usted es la clase de hombre que imagino me puede aliviar.
– Perdóname, hija mía, pero necesito saber tu edad…
– Setenta y cuatro padre.
– Hija, vete en paz, que lo tuyo es reumatismo.

El taxista y la monjita


En una noche oscura, en una carretera desierta, un taxita se detiene a recoger una monjita. El taxista durante todo el camino se le queda mirando por el espejo y cuando ella se da cuenta, le pregunta:

– Hijo… ¿Qué es lo que ves?.

– Perdón madre, no es mi intención molestarla.

– No me molestas en nada, a ver… ¿dime que es lo que estas pensando?.

– Es que me da verguenza con Ud. y me da mucha pena decírselo, yo no quisiera ofenderla.

– Hijo mío, yo he visto muchas cosas en esta vida y no creo que puedas decirme algo que me pueda ofender.

– Bueno, es que toda mi vida he tenido la fantasía de que una monja me haga sexo oral.

La monja se queda sin habla y luego dice:

– Pues… no lo sé, en primer lugar tendrías que ser católico y además tendrías que ser soltero.

A lo que el taxista responde emocionado:

– ¡Sí, yo soy católico y soy soltero!.

La monja se queda sin argumentos y acepta la propuesta del taxista. Este se mete a un callejón y la monja le cumple su deseo. Cuando han terminado, el taxista empieza a llorar y pregunta la monja:

– Hijo, ¿qué te pasa? ¿por qué lloras?.

– ¡Perdóneme madre, he pecado!, Soy judío y estoy casado.

– No te preocupes, yo soy gay, me llamo Arturo y voy a una fiesta de Halloween.

El nuevo Párroco


El nuevo párroco estaba tan nervioso en su primer sermón que casi no consiguió hablar. Antes de su segundo sermón, el domingo siguiente, preguntó al Arzobispo cómo podía hacer para relajarse. Éste le sugirió lo siguiente :

-La próxima vez, coloque unas gotitas de VODKA en el agua y va a ver que, después de algunos sorbitos, va a estar más relajado.

El domingo siguiente el Padre aplicó la sugerencia y, en efecto, se sintió tan bien, que podía hablar hasta en medio de una tempestad, totalmente relajado. Luego del sermón, regresó a la sacristía y encontró una nota del Arzobispo que decía lo siguiente en tono bastante irónico:

1-La próxima vez coloque unas gotas de vodka en el agua y no unas gotas de agua en el vodka!!

2- Tome sorbitos, no tragos.

3- No hay necesidad de poner hielo y limón en el cáliz ! !

4- El misal no es un portavasos ! !

5- La caseta que está al lado del altar es el confesionario, no el baño ! !

6- Evite apoyarse en las imágenes de los Santos, y mucho menos abrazarlos y besarlos.

7- Los mandamientos son 10, no 12.

8- Los apóstoles eran 12, no siete, y ninguno era enanito ! !

9- Los religiosos no nos referimos a Nuestro Señor Jesucristo y sus apóstoles, como “J.C. & company”

10- Tampoco nos referimos a Judas como “El sapo hijo e’ puta ese”.

11- Osama Bin Laden no tuvo nada que ver con la muerte de Jesùs.

12- Los pecadores van para el infierno, y no para la mierda ! !

13- El agua bendita es para bendecir, y no para refrescarse la cabeza.

14- Las hostias son para distribuirlas entre el pueblo de Dios. No deben ser usadas como pasapalo.

15- El Papa es “sagrado” no “Castrado”, y no le llamamos “Padrino” sino “Su Santidad”

16- El Padre el Hijo y el Espíritu Santo, no son “el Papi” , “el Nene” y “ el aparecío” ! !

17- David derrotó a Goliat con una honda y una piedra. No le puso un Carro-bomba con explosivo C-4.

18- Lo que Eva le dio a Adán no fue la totona, sino una manzana ! !

19- Cain mató a Abel con una quijada, y no con un huevo e’ burro.

20- Magdalena fue una pecadora arrepentida, y no una puta regenerada ! !

21- En el ofertorio los fieles entregan el diezmo voluntario; quite el letrero que dice: “su propina es mi sueldo”.

22- El padre nuestro se debe rezar alzando las manos al cielo y no haciendo la ola.

23-Dios no es cojonudo, es Todopoderoso.

24- La iniciativa de invitar al público a bailar es pasable, pero hacer un trencito por toda la iglesia ya rayó en el abuso.

25- Y por último, aquel hombre sentado a la derecha del altar, al cual Ud. se refirió delante de todos los feligreses como “maricón” y “travesti con faldita”, ……. era yo con mi sotana.

Espero que estos fallos sean corregidos el próximo domingo.

Atentamente:
El Arzobispo.

El Pollito


Un turista regresa a su casa con un pollito que le habían regalado de recuerdo. En el avión, la azafata le explica que no pueden llevar animales, así que el viajero sale, se esconde el pollito en los calzoncillos, vuelve a entrar al avión, se sienta al lado de una monjita y se echa a dormir.

De repente el pollito saca la cabeza de la entrepierna del hombre; mira tiernamente a la religiosa y emite un “pío, pío”. La monjita se alarma y se dirige al hombre:

– Señor, despierte rápido; despierte. Mire usted que yo no en tiendo mucho de esto, pero me parece que ¡¡¡se le rompió un huevo…!!!
 

La monja y el bar


 

Una monja tiene una urgente necesidad de ir al baño, así que se mete en un Bar muy popular de la localidad.

El sitio estaba full con música y conversaciones a todo volumen y de vez en cuando las luces del local se apagaban totalmente. Cada vez que esto sucedía, el lugar se encendía en aplausos eufóricos por parte de la concurrencia. Sin embargo, cuando los parranderos vieron a la monja entrar, el local se llenó de un silencio sepulcral.

Ella se acercó al cantinero y le preguntó:

– ” Podría, por favor, usar su baño?”

El cantinero le dijo:

– “Ok, pero debo avisarle que allí hay una estatua a tamaño natural de un hombre desnudo que tiene solo una hoja de parra en sus partes intimas para taparse”.

“Bueno, en ese caso miraré para el otro lado”, dijo la monja.

El cantinero llevó a la monja hacia la parte trasera donde estaba el baño y ésta entró en el mismo. Luego de unos minutos, ella sale y todo el lugar se detuvo lo suficiente para darle a la monja un estruendoso aplauso.

Ella se acerca al cantinero, y le dice:

– “Señor, no entiendo. Por qué ellos me aplauden solo porque fui al año?”

– “Bueno, lo que pasa es que ahora ellos saben que Ud es una de los nuestros”, dijo el cantinero, “Quisiera tomarse algo?”

– “Pero todavía no entiendo”, dijo la confundida monja .

– “Vea Ud., le dice el cantinero riéndose, “cada vez que alguien levanta la Hoja de parra de la estatua, las luces del local se apagan!. Y entonces…, le sirvo el trago, amiga?”

Confesionario Automático


El Borracho y la Artritis


Un borracho que huele a trago por los cuatro costados se sube a un autobus y se sienta con su roñoso bolso y un periódico viejo al lado de un cura.

Saca una bolsa con aguardiente barato y se toma toda lo que queda de un solo trago. Satisfecho agarra el periódico y se pone a leer.

El cura finge que el borracho no existe y disimula su incomodidad.

Al rato, el borracho se le queda mirando al cura y le pregunta:

-Oiga Padre ¿puede decirme qué carajo causa la artritis?

El cura, molesto, le responde en tono sarcástico:

-Ciertamente la vida profana, el andar frecuentando mujeres mundanas, los excesos con el tabaco y la bebida, en especial el alcohol; esas borracheras que terminan en noches de putas Y muchas mas de esas basuras y porquerías.

-¡¡¡ A la mieeeeerda!!! – responde el borracho volviendo a su lectura.

El cura al rato, pensando en lo que le dijo al pobre infeliz, se arrepiente y decide disculparse y le dice en tono comprensivo:

-Disculpe usted, no quise ser tan rudo, hijo mío, pero ¿desde cuando sufre de artritis?

-¿Yoooo? nunca Padre… sólo estaba leyendo este artículo del periódico que dice que el Papa sufre de artritis desde hace varios años.

A %d blogueros les gusta esto: